Los masajes ayudan a mejorar nuestro sistema inmune frente a las enfermedades virales.

Actualizado: 18 jun 2020



El tipo más común de masaje es el masaje sueco, que consiste en la aplicación de fuerza en todas las partes del cuerpo, haciendo masajes en contra del sentido de la circulación. El principal objetivo de esta técnica está en mejorar la circulación sanguínea y, con ello, la actividad cardiovascular.

Los masajes tienen múltiples beneficios para el organismo; también ayudan al sistema inmune a mejorar las defensas frente a la gripe y el catarro. Estudios recientes apuntan que este tipo de masajes podrían ayudar a fortalecer el sistema inmune.

Investigadores en Atlanta (Estados Unidos) analizaron cómo las sesiones repetidas de masaje sueco afectaban al sistema hormonal y al sistema inmune de los sujetos participantes en el estudio. Los resultados mostraron que el masaje disminuía de forma significativa la presencia de hormona arginina-vasopresina, que participa en la regulación de la presión sanguínea y en la retención de líquidos, y que aumentaba la presencia de citoquinas proinflamatorias que ayudan a activar el sistema inmune.

Los científicos, que publicaron su estudio en diversos medios concluyen que el masaje sueco o común produce efectos biológicos medibles que podrían tener un efecto positivo sobre el fortalecimiento del sistema inmune. Además, los participantes que recibieron el masaje sueco también tenían menos hormonas del estrés, lo que también promueve un mejor funcionamiento del sistema inmune.

La técnica consiste en la utilización de diversos tipos de masaje con un objetivo terapéutico. Los tejidos que el masaje moviliza pueden incluir músculos, tendones, ligamentos, piel y vasos linfáticos u órganos del sistema gastrointestinal. Existen más de 90 tipos de masaje, según sus objetivos y beneficios.

Estudios aseguran que la terapia de masaje puede mejorar la atención, aliviar síntomas depresivos, reducir el dolor y la liberación de hormonas relacionadas con el estrés, además de mejorar la función inmune del cuerpo.

El masaje, logra algo más que los siguientes tres beneficios:

  • Promueve la relajación y alivia la percepción del dolor y ansiedad en pacientes con cáncer.

  • Estimula el cerebro al producir endorfinas, unas moléculas capaces de producir analgesia y una sensación de bienestar. Las endorfinas actúan como inhibidores naturales del dolor, cuyos efectos pueden potenciar el de algunos fármacos.

  • Proporciona beneficios a largo plazo en pacientes con dolor lumbar crónico.

El tipo más común de masaje es el masaje sueco, que consiste en la aplicación de fuerza en todas las partes del cuerpo, haciendo masajes en contra del sentido de la circulación. El principal objetivo de esta técnica está en mejorar la circulación sanguínea y, con ello, la actividad cardiovascular.


Los masajes tienen múltiples beneficios para el organismo; también ayudan al sistema inmune a mejorar las defensas frente a enfermedades infecciosas. Estudios recientes apuntan que este tipo de masajes podrían ayudar a fortalecer el sistema inmune.

Se analizaron cómo las sesiones repetidas de masaje sueco afectaron al sistema hormonal y al sistema inmune de los sujetos participantes en el estudio. Los resultados mostraron que el masaje disminuía de forma significativa la presencia de hormona arginina-vasopresina, que participa en la regulación de la presión sanguínea y en la retención de líquidos, y que aumentaba la presencia de citoquinas proinflamatorias que ayudan a activar el sistema inmune.


#Masajes #Salud #SistemaInmune # #Antiviral

Síguenos en https://www.facebook.com/HolisitcReset

para recibir consejos todos los días!



13 visualizaciones0 comentarios